Paleativos para días oscuros

Espoir
Una lista que me sirve de recordatorio para afrontar momentos dificiles.

Piensa en un cambio:

  • Limpia la casa de tu mente
  • Reorganiza tus amistades, llevando al cuarto de los peroles a aquellas que no aportan en este momento.
  • Mira muy de cerca fuentes de información que puedan contener luz y aléjate de las fuentes que no.
  • Habla con alguien diferente: otro amigo, otro vecino…
  • Cambia y corrige los “debo”, “tengo” y “no puedo” por “me gustaria”, “seria conveniente”, “podría hacer esto para lograr eso”, “siento que es dificil”.
  • Habla con un ser querido que con honestidad te ayude a ver tus pensamientos desde otra perspectiva.
  • Pon los puntos sobre las íes: Blanco y negro, son colores; si y no, meramente palabras; vivir es presente, es individual y transcendental.
  • Busca ayuda externa: lecturas, grupos, especialistas.
  • No permitas que la voz de otro monopolice tu atención.
  • Escúchate: mírate al espejo, escudríñate, haz silencio, deja a tu yo interno participar sus deseos.
  • Concentrate en tu instinto: Recuerda que TU sabes lo que quieres. Tus padres, maestros y tutores de vida te dieron las piezas externas del rompecabezas, las de las esquinas. Algunos personajes quisieron hacer tu rompecabezas por ti, quizás lo hicieron, pero TU eres el UNICO que puede saber como lograr colocar las piezas de una manera que TU disfrutes y sientas CORRECTO.
  • Acércate a los que te oyen, no a los que imponen. Escucha a los que te aceptan sin juzgar, a aquellos que demuestran su humanidad. No es momento de descartar a nadie. Solo pon de un lado a la gente que sientas que no te esta en tu misma sintonía.
  • No calcifiques los recuerdos negativos de cuando alguien que esperabas que te ayudara te ignoro, no hizo nada, o te hizo mal: fueron malas experiencias, aprendiste. Ahora sabes en que tipo de personas no confíar tus preocupaciones.
  • Nunca pares de creer, si hay una mejor situación, un mejor lugar, una mejor persona, un mejor tu.
  • Respira y pregúntale a tu cuerpo que quiere. Dormir, comer, llorar, correr son acciones que cuentan.
  • Abstente de hacer las cosas por compromiso. Lo forzado no beneficia.
  • Intenta salir para sentir a través de tus sentidos lo que el sol, la brisa, los colores de la naturaleza, la cotidianidad y la comida te pueden susurrar.
  • Pregúntate, ¿qué me hizo sentir así? Desnuda los hechos e investiga que parte de ti fue afectada: tu cuerpo, tus emociones, tu ego, tu status quo? Si hay respuesta sigue bajando en la lista, sino, busca ayuda inmediatamente.
  • Sigue escudriñando, pero ahora factualmente con la razón en la mano, ¿qué función tiene este sentir?
  • Que fortalezas o debilidades pueden jugar un rol determinante en esta oscuridad.
  • Acepta lo que vives en el momento
  • Permítete transurrir por tus pensamientos y SENTIR. La tristeza, la nostalgia, la desesperanza, el enojo, etc no son malos. Son emociones transitorias que te protegen, solo si las escuchas. Igualmente, te pueden llevar a un mejor lugar, solo si pasas a través de ellas sin remordimientos. Nada puede ahogarte si TU no lo quieres.
  • Respétate, dignifícate y comprende que lo que tu cuerpo o mente te hacen sentir puede ser para protegerte.
  • ¿Cuál seria la situación ideal?
  • Imagina un mañana diferente contigo en esa situación.
  • Piensa las piezas que podrías alinear para llegar hasta allí.
  • Si no puedes hoy, deja tu mente descansar. Mañana podrías ser más conveniente pensar en tu futuro.
  • Recuerda momentos de logro.
  • Revive un momento en el que sentiste que podías tocar las estrellas.
  • Mira en tu historia las cosas increíbles que has logrado.
  • Reconoce tu dolor, tu mal momento, no lo minimices.
  • Recuerda que cada uno en este mundo vive sus calvarios.
  • TÚ ERES TÚ: no eres ni inferior ni superior a los otros.
  • Si te enteras de casos de éxito, concentrate en observar los esfuerzos y sacrificios que esas personas tuvieron que afrontar para lograrlo. Aprende de ellos reconociendo tus fortalezas y particularidad.
  • Usa tu energía, aun el 0.01% que parezcas tener disponible, para hacer algo que te haga avanzar ese dia, algo que sientas que te salve de la oscuridad. Acude a técnicas simbólicas, si eso te hace sentir bien. Escribir un diario, grabar audios o videos sobre tu vivir, manejar, ir al mar a desintoxicar tu mente…
  • No estas solx.
  • Siempre hay alguien que quiere estar aquí para ti.
  • Tu puedes levantarte.
  • Los días oscuros pasan. Mañana será mejor.